• ADOPTANDO ESTAS MEDIDAS

    SIMPLES PODRÁS LOGRAR UNA GRAN DIFERENCIA DE CONSUMO ENERGÉTICO EN TU CASA

    Usá electrodomésticos con etiqueta energética clase A, la más eficiente, y en la potencia que se adapte a tus necesidades. ¡No necesitás preparar esa torta con la batidora al máximo de su potencia!

    Ajustá el termostato de tu heladera en 6º C y el del congelador en -18º C. No te olvides la puerta abierta ni guardes comida caliente para no perder el frío. Si vas a descongelar algo, bajalo del congelador a la heladera y ganarás frío. ¡No dejes que se escapen los pingüinos!

    Siempre que puedas aprovechá la luz del sol. Es cálida, natural y… ¡gratuita! También pintá las paredes de tu casa de colores claros y verás que podrás aprovechar mucho más la luz del día.

    Muchas veces un ventilador nos puede salvar del calor sin consumir tanta electricidad. Si la cosa se pone pesada, regulá el termostato del aire acondicionado a una temperatura de 24°C. No te calientes, si lo ponés más bajo, vas a gastar innecesariamente